Cómo elegir los pendientes perfectos para rostros alargados

Cómo elegir los pendientes perfectos para rostros alargados

Sea verano, sea invierno, para acudir a un evento o para nuestro día a día, los pendientes son siempre el complemento perfecto e ideal que puede ayudar a dar un toque de estilo y clase a cualquier look. Desde los más económicos a los más caros, desde los informales a las joyas de máxima calidad, la cantidad de modelos de pendientes que encontramos en el mercado es abrumadora. Por eso es recomendable saber cuál es el pendiente perfecto para cada ocasión y para cada tipo de rostro. Tomad buena nota!

Evidentemente no es lo mismo lo que quiere decir un pendiente largo que uno corto. Tampoco envía el mismo mensaje ni luce igual una joya de un artesano realizada a mano, que unos pendientes de bisutería. Pero sin duda los pendientes son unos de los complementos más utilizados por las mujeres de todo el mundo. Y es que da igual la ocasión, siempre podemos utilizarlos, sólo hay que saber cuál utilizar en cada ocasión, y también cuáles son los tipos de pendientes que más nos favorecen. No es lo mismo tener un rostro ovalado que un rostro cuadrado, uno redondo o uno alargado. Paso a paso, veamos los pendientes perfectos para rostros alargados.

El objetivo que vamos a tener en este caso es dar al rostro cierta armonía y para ello buscaremos en los pendientes las características contrarias a nuestras facciones. Por ejemplo, si tenemos el rostro alargado y buscamos unos pendientes alargados, esa sensación se verá reforzada y nos hará el rostro aún más alargado. Por eso tenemos que buscar justo los pendientes que hacen el efecto contrario, por ejemplo unos pendientes cortos que son más anchos que largos. De esta manera los pendientes perfectos para rostro alargado, al menos los más recomendables, son aquellos circulares, tales como aros pequeños, perlas o cualquier otros que describan un redondel y no cuelguen. En cuanto a materiales, podemos recurrir a aquellos que más nos gusten sin ningún riesgo.

Si tenemos el rostro alargado porque nuestra frente es más ancha que la mandíbula, los pendientes en forma de lágrima pueden resultar muy favorecedores, también aquellos que tengan forma piramidal o flecos. De nuevo en este caso buscamos la forma opuesta a la que describe nuestro rostro y por ello deberemos evitar los pendientes que acaben en punta que no harían más que reforzar la forma que ya tiene nuestro rostro.

Por el contrario, si nuestra mandíbula resulta ser más ancha que nuestra frente, buscaremos el tipo de pendientes con características contrarias a los anteriores, es decir, deberemos buscar pendientes que acaben en punta, de esta manera atenuaremos la forma de nuestro rostro y la haremos más armónica y compensada.

En el caso de que tengamos un rostro ovalado, podemos llevar prácticamente cualquier tipo de pendientes. El rostro ovalado es en sí, una cara que tiene armonía. Y es que este tipo de rostro es el más fácil, no sólo para buscar pendientes, también para maquillarse, para peinarse, para encontrar unas gafas de sol, etc. Así que si tienes un rostro ovalado, tienes suerte porque todo esto es mucho más sencillo. Eso sí, quizás los pendientes que menos favorecen a este tipo de rostro, son los pendientes redondos de botón, o los pendientes redondos en forma de aros. Los pendientes largos con formas triangulares pueden ser perfectos para ti si no tienes el cuello corto.

Para buscar el pendiente para rostro cuadrado deberemos tener en cuenta más detalles. Y es que es un rostro mu anguloso en barbilla y frente, por eso debemos huir de los pendientes con diseños angulosos o alargados. Mucho más recomendable es recurrir a pendientes pequeños, con formas ovaladas o redondas, como aros o pendientes de botón. De esta manera suavizaremos un poco el rostro.

Para los rostros redondos de nuevo tenemos que pensar en buscar pendientes que tengan características justamente contrarias. Es decir, los pendientes redondos de botón, los aros, no serían el tipo de pendiente más recomendable. Por el contrario, los pendientes alargados, con detalles angulosos o con formas geométricas son perfectos para armonizar un rostro redondo.

Con todos estos consejos, sólo tienes que escoger entre la enorme variedad de pendientes que existe en el mercado y quedarte con aquellos que te favorezcan más según tu tipo de rostro y según cada ocasión.

A %d blogueros les gusta esto: