¿Por qué tener joyas de plata de ley?

¿Por qué tener joyas de plata de ley?

En Dime Que Me Quieres somos muy fans de las joyas de plata de ley. Nos parece un metal precioso, muy elegante y popular, que nunca estará desfasado. Si quieres un toque chic y moderno, al mismo tiempo que clásico, elige uno de nuestros complementos de plata de ley. ¡Nunca fallan! ¿Quieres descubrir la historia de este metal y por qué deberías tener al menos un brazalete, pulsera, reloj o colgante de plata? ¡Sigue leyendo!

La plata en la antigüedad

La plata aparece desde el principio de los tiempos. Es uno de los materiales más antiguos de la tierra utilizados por la humanidad. Como con otros metales, los primeros humanos utilizaban la plata para elaborar armas con las que defenderse y cazar animales, como flechas, lanzas o cuchillos. Posteriormente, la plata fue usada también para fabricar otro tipo de herramientas y, a día de hoy, es un material imprescindible en la industria. Desde antes de Cristo, es un metal con el que se han hecho monedas, tanto en plata pura, como en aleación con oro.

Como curiosidad, el Río de la Plata en Argentina fue bautizado así por Sebastián Caboto porque pensaba que este material abundaba en sus aguas. Anteriormente, el español Juan Díaz de Solís, buscando llegar a Oriente, exploró en 1516 el ahora llamado río de la Plata y lo denominó Mar Dulce por su baja salinidad. Veinte años después, el español Pedro de Mendoza fundaba la Ciudad de Buenas Aires, en la costa occidental del río de la Plata, estuario formado por la unión de los ríos Paraná y Uruguay.

¿Qué es la plata?

La plata es un metal precioso de color grisáceo metálico que a temperatura normal se encuentra en estado sólido. Es raro de encontrar, por lo que es un material caro y muy valorado para la elaboración de joyas y complementos de lujo. Conduce la electricidad mejor que todos los demás metales. Es blando y dúctil, y se encuentra tanto en el agua como en el aire.

En la tabla periódica de los elementos, la plata tiene el número atómico 47 y el símbolo Ag.

¿Para qué sirve la plata?

La mayor parte de la plata se dedica a la industria, especialmente al sector de la fotografía, que es la que más consume la plata y sus sales, como el nitrato de plata. También sirve para producir espejos, monedas, y en aleación, para piezas dentales, soldaduras, contactos, baterías y otros artículos de electrónica por, como hemos mencionado, su conductividad. Por supuesto, para la elaboración de joyas de muy diversos tipos y, mezclado con otros materiales, para piezas de bisutería.

¿Qué es la plata de ley?

La plata de ley es la que contiene en su composición el mínimo del metal precioso que indica la legislación. Esa cantidad se llama “ley” y se expresa en milésimas o mil en peso. La ley 17/1985 sobre Objetos Fabricados con Metales Preciosos señala leyes de 999, 925, 800 y milésimas en el caso de la plata.

La plata de primera ley o plata 925 contiene un 92,5% de plata, y el resto es otro metal. Si dividiéramos una pieza de plata de ley en mil partes, 925 partes serían de plata y las 75 restantes serían de un metal como, por ejemplo, el cobre, con el que se suele alear para endurecerla. Si bien la plata se puede alear con muchos metales, entre las excepciones cuenta el níquel, el hierro o el cobalto.

En Dime Que Me Quieres, algunas de las joyas más populares son las que realizamos en plata de ley 925. La mayor parte es plata pura, con un color elegante y fácilmente reconocibles. Son de las más populares de nuestra tienda por su alta calidad y su sabor atemporal.

Tener una joya de plata de ley te hará lucir clásica a la vez que con muy buen gusto. La plata de ley no depende de modas ya que, como hemos visto, tiene una larga historia en que su maleabilidad y belleza la han hecho un metal imprescindible en nuestras vidas, tanto a nivel funcional como estético. Su color deslumbra y sorprende. ¡Atrévete a lucirlas!

A %d blogueros les gusta esto: